Un momento porfavor...

Michael Caine

Reino Unido

Biografia: Nació en el distrito londinense de Rotherhithe el 14 de marzo de 1933. Fue bautizado como Maurice Joseph Micklewhite, pero a los 83 años cambió su nombre por el de Michael Caine, nombre artístico que había adoptado en 1954 cuando hacía audiciones con 22 años para trabajar en el cine. En 2016 decide cambiarse el nombre de manera oficial debido a los problemas que le traía en las aduanas la no correspondencia de su nombre artístico con el legal del pasaporte, ya que por los ataques terroristas perpetrados por el Estado Islámico aumentaron en los aeropuertos los controles de seguridad. De origen irlandés por parte de padre (éste transportaba pescado en el mercado de Londres), creció en el barrio obrero de Rotherhithe, en donde se habla inglés con un acento denominado cockney, que se considera vulgar; curiosamente en su primera película como protagonista, Zulú, tuvo que interpretar a un oficial británico de clase alta. Caine disimuló su acento, aunque nunca lo abandonó del todo y se sintió orgulloso de él, así como de su origen humilde. A los 15 años Caine dejó la escuela y realizó diversos trabajos de poca importancia, hasta que fue llamado a filas y destinado a Corea, donde llegó a entrar en combate. A su regreso comenzó a trabajar como asistente de producción en un teatro. Allí desarrolló su vocación de actor y pronto actuó en pequeños papeles, hasta que logró abrirse camino. Uno de sus trabajos en el teatro fue el de sustituto de Peter O'Toole, papel que interpretó cuando la compañía realizó una gira. Al comenzar a trabajar como actor, Caine adoptó el nombre artístico de Michael Scott, ya que el suyo le pareció inadecuado. En una ocasión estuvo hablando por teléfono con su agente desde una cabina. Debía comenzar en breve una nueva obra y su agente le dijo que tenía que cambiar inmediatamente su nombre artístico debido a que otro actor ya estaba usando el mismo nombre. Ante las prisas, Caine miró a su alrededor y vio en un cine los grandes carteles que anunciaban la película que se estaba proyectando y que era El motín del Caine. Le gustó el nombre y se quedó con él.